Más allá del Cambio Climatico (CC) y del Calientamiento Global (CG): La inteligencia material

reflexión social, 20/oct/19

En el libro “los 4 altares” hablábamos que podemos diferenciar tres tipos de sexualidad: una biológica, una emocional y una intelectual. Ahora podemos comprender como existen también tres tipos de inteligencia: una material o biológica, una emocional y una intelectual.En su proceso evolutivo el ser humano está llamado a desarrollar no solo cada una de sus sexualidades sino también cada una de sus inteligencias. Nos encontramos a puertas de dar un gran salto evolutivo entendiendo cómo la inteligencia material es la que domina en este momento el mundo (porque es la que primero se desarrolla), y cómo pronto daremos este trascendental paso al reconocimiento y valoración de la inteligencia emocional.Hemos desarrollado durante 50,000 años la inteligencia material con la finalidad de entender y transformar nuestro entorno para satisfacer el instinto de supervivencia. Durante este tiempo hemos podido acumular una cantidad impresionante de saberes que terminaron convirtiéndose en poderosa tecnología. En la actualidad el uso de esta inteligencia está solo enfocado en hacer dinero.Desarrollar unicamente la inteligencia material no sólo es incompleto sino altamente autodestructivo, y está poniendo en riesgo a nuestra especie degradando la naturaleza, los valores y las relaciones humanas.El sagrado instinto de supervivencia se pervierte por acción del miedo y recurre a la inteligencia material ya no sólo para garantizar su supervivencia sino para acumular y ostentar un poder que no nos pertenece. ¿Hasta dónde se puede acumular recursos sin afectar a otros seres?Es así cómo esta inteligencia se degrada y se convierte en monstruoso egoísmo. Hay quien acumula millones de veces más de lo que necesita, ya no sólo para sobrevivir sino ¿para tener una vida plena?Esta es la expresión pura de la ideología moderna que pone por encima de todos los valores el “sagrado” lucro.Estamos llegando a las puertas del 2020 siendo testigos de cómo en todo el mundo el bienestar del “individuo” y el de las coorporaciones están por encima del bien común y aunque quieran tapar el Sol con un dedo, este se está derritiendo cada día más rápido.En la actualidad las irrestrictas libertades económicas de las que gozan las “personas jurídicas” (las coorporaciones) están por encima del bienestar de la sociedad y del planeta. Los actuales sistemas “legales” -claramente apoyados en las armas y la violencia- son los que protegen a las coorporaciones. Si bien las constituciones de muchos países comienzan diciendo que “el fin supremo de la sociedad es la persona humana”, en la práctica, el fin supremo es garantizar el bienestar y el crecimiento de las personas jurídicas, olvidando la ley natural: El supremo fin de la sociedad es el BIEN COMÚN.No veo “maldad” ni en el capitalismo ni en la inteligencia material, veo ignorancia e inconsciencia, propia de una etapa infantil (primer Altar). La inteligencia material que no ha evolucionado repite este patrón poniendo el lucro y la acumulación como el principal propósito en la vida. Esto se convierte para muchos en el verdadero paradigma, admirando e intentando repetir “modelos de éxito y plenitud” que en realidad son pura decadencia. No queremos entender que poner estos intereses en la cima de la pirámide entra en abierta contradicción con nuestra evolución, pues desde esta perspectiva no somos capaces de valorar -en nuestro mundo emocional- la tremenda riqueza que representa tener emociones como la bondad, la generosidad o la solidadridad. Esto literalmente es inconsciencia e ignorancia porque el sufrimiento de los demás no entra en nuestro campo perceptivo. “Sospecho que alguien sufre por causa de mis acciones pero en realidad no quiero SABERLO porque sino me limito” ¿?La bendición es que ya hay en el mundo muchos científicos que han empezado a despertar y darse cuenta que no todo es materia, que el mundo emocional es una realidad tan poderosa como la material y que ambas interactuan permanentemente.Hace poco leí una breve entrevista a Richard Davidson un especialista en neurociencia afectiva que afirmaba que “la base de un cerebro sano es la bondad” (Creo ques estamos progresando). En otro artículo de Jose Miguel Valle encontré: “Suelo definir la bondad como todo curso de acción que colabora a que la felicidad pueda comparecer en la vida del otro. A veces se hace acompañar de la generosidad, que surge cuando una persona prefiere disminuir el nivel de satisfacción de sus intereses a cambio de que el otro amplíe el de los suyos, y que en personas sentimentalmente bien construidas suele ser devuelta con la gratitud. En la arquitectura afectiva coloco la bondad como contrapunto de la crueldad (la utilización del daño para obtener un beneficio), la maldad (ejecución de un daño aunque no adjunte réditos), la perversidad (cuando hay regodeo al infligir daño a alguien), la malicia (desear el perjuicio en el otro aunque no se participe directamente en él). La bondad es justo lo contrario a estos sentimientos que requieren del sufrimiento para poder ser.” Solo cambiaría la palabra “sentimientos” por emociones, pues para mi el único sentimiento es el amor y todo el resto son las emociones que forman parte del mundo dual.Creo que la claridad está llegando a la humanidad gracias a la sensibilidad que nos permite percibir y valorar el mundo emocional que además incluye y colabora con la inteligencia material en la busqueda del bien común.Es increible que tengamos que bucear (literalmente) en un mar de basura de información para encontrar un par de perlas.No creo de ninguna manera que vaya a prevalecer esa temida “mano negra” tratando de sabotear la evolución, creo que quizá haya una uña sucia e ignorante que le da millones de “likes” a lo irrelevante y viraliza la inconsciencia.Sin embargo para eso estamos, ahora cada uno de nosotros tiene el poder de multiplicar la luz o la ignorancia.Cada vez que sobrepongo mis intereses económicos sobre los emocionales estoy perdiendo la oportunidad de ser inmensamente rico en una dimensión mayor y más incluyente.Definitivamente sé que no es fácil iniciar un cambio que implique ir contra una fuerza ignorante y bastante cruel, pero estoy seguro que quizá algunos tenemos que pagar un precio un poco más alto para romper la inercia, quizá asi muchos se animen a comprobar que sólo la verdad nos hará libres y poco a poco el camino se irá haciendo más fácil para los que vienen.A veces me parece que no estamos viendo el importantísimo papel que la historia nos ha reservado y estamos resignados ante el fatalismo o anestesiados por la indiferencia gracias al cine, la tv y las redes sociales.Sin embargo nunca hemos estado tan cerca de entender que por encima de la inteligencia material -y sin desmerecerla- existe una inteligencia emocional que justamente evalúa y escoge las emociones que nos ayudan a evolucionar.Finalmente existe una tercera inteligencia propiamente intelectual que nos abre la puerta de la profundidad, liberándonos del superfluo mundo de la dualidad y que está muy lejos de ser entendida por los así llamados intelectuales, profesionales de la distracción.Esta tercera inteligencia es de una naturaleza tan fina que se diluye en los confines de la forma logrando a través de la belleza -material, emocional e intelectual- proyectarse como la legítima continuidad de la experiencia humana.Si colocas dos puntos en el espacio, siempre estará uno en relación al otro sin importar cómo los coloques. En un mundo de dos dimensiones no se crea aún el concepto de orden. Si colocas un tercero, dependiendo de donde lo coloques puedes crear una forma o una secuencia, pero ya, inmediatamente con el tercer elemento se crea el orden.Solo la inteligencia intelectual -propia del tercer altar- es capaz de percibir el ORDEN NATURAL -propio de la naturaleza- y aceptarlo como un regalo divino que nos da la madre para seguir creciendo, pero en armonía.