Psicología Cuántica

Conciencia, 17/nov/19

En términos generales la física cuántica es revolucionaria en cuanto viene a informar sobre parte de una realidad (en este caso atómica) que no estaba contemplada. No niega los postulados de la física newtoniana sino más bien los incluye y los complementa. Los extraños y arbitrarios comportamientos de los átomos (si actuan cómo onda o partícula) así cómo la interacción del espectador con la realidad siempre estuvieron presentes en el universo, aunque nosotros lo ignorásemos. Ahora entendemos que creíamos saber más de lo que en realidad sabíamos y esto es un buen punto, porque es una dinámica que se repetirá mientras vivamos y no perdamos las ganas de aprender.

¿Qué quiere decir todo esto? Que aunque hemos podido sobrevivir entendiendo la vida y la realidad a través de las leyes de Newton, nos estábamos perdiendo una parte muy importante de la información que si se aplicara conscientemente a nuestro desarrollo podría activar ese misterioso mecanismo llamado “salto cuántico”. Quizá hemos escuchado muchas veces esta expresión de boca de ignorantes que hasta prometen enseñarte a dar un salto cuántico en tus finanzas, como si eso fuera lo trascendente. También lo he escuchado de gente que toma plantas sagradas y están más perdidos que Adam en el día de la madre. Si analizamos nuestra imagen del espiral, encontramos que la parte inferior representa un espiral bidimensional y simboliza la evolución mecánica de la naturaleza (el camino largo). La parte superior representa la versión tridimensional, la evolución consciente, que es cuando dejas de ser un paquete sobre una faja transportadora y tomas las riendas de tu evolución.

El paso de un espacio de 2 dimensiones a uno de 3, aporta algo fundamental para acercarnos a comprender esta cosa mágica y milagrosa que llamamos vida: La profundidad. El espacio bidimensional esta compuesto por 2 dimensiones que podemos llamar largo y ancho o ancho y alto o como queramos, pero es solo con la incorporación del número 3 -como concepto- que surge esta tercera dimensión a la que llamo intelecto y que se manifiesta principalmente en la comunicación (el tercer altar mejor conocido como el altar del poder).

Sin el entendimiento de esta tercera dimensión la vida solo se manifiesta plana, chata, no alcanza ni la profundidad de una hoja de papel, ni va más allá de la piel. La Tierra queda sumergida en las aguas. ¿No ven al ser humano ahogándose entre la religión y la política siguiendo solo emociones mecánicas? Aquí nos encontramos como humanidad en pleno altar de las Aguas… (Burlense ahora los que festejan la trivialidad antes que sus rizas no sean más que cenizas…) Esto fue representado históricamente con el descubrimiento del fuego, hecho que fue un verdadero salto cuántico en la historia humana. No creo que haya sido una mera coincidencia sino más bien fruto de la evolución y el inicio del incipiente desarrollo del intelecto humano. 50,000 años después encontramos la fábula de Prometeo (hijo de un Titán) quien roba el fuego de los “dioses” y se lo entrega a los humanos. Luego es condenado por Zeus a perpetuo castigo: Un buitre le devora el “hígado” todos los días (centro de las emociones). El fuego del intelecto -condenado al infierno por las religiones que operan y gobiernan desde el centro emocional- es el paso ineludible de nuestra evolución y el que nos abre la puerta de la tercera dimensión que en este caso es la verticalidad otorgándonos la posibilidad de un verdadero salto cuántico: El entendimiento sobre las emociones.

Volviendo al plano general, el profundo cuestionamiento que propone la física cuántica a la realidad es tomado por los sectores ideológicos más conservadores y reaccionarios como un verdadero acto terrorista. Nuevos dioses condenando a quien pretenda acercar el fuego a los hombres pues significaría su liberación emocional. Una persona que se deleita en el intelecto no necesita consumir. Un sistema basado en el control absoluto de todo no puede aceptar que cada quien perciba una realidad diferente y que esta visión retroalimente la llamada realidad. (tratan de abolir el culto principal de la naturaleza: el culto a la diversidad).

Quienes gobiernan el mundo definen la realidad, la alimentan y la controlan con trillones de monedas a través de los medios, redes sociales y entretenimiento. Ellos no pueden aceptar el caos y la anarquía que impulsa el universo como medio de superar el estancamiento y poder evolucionar. Esto se llama entropía y va desde la física a la informática pasando por lo psicológico y social. La entropía es el grado de desorden que acepta un sistema antes de evolucionar o colapsar (aquí nos encontramos). Todos partimos de dos errores fundamentales, uno es creer que existe solo una realidad y el otro es creer que aquella que nosotros vemos es “la verdadera”. Como vemos, nuestros errores más comunes casi siempre se apoyan en creencias…

Nos olvidamos que el “órgano” que percibe esta supuesta realidad es la mente. Y que el grado de distorsión con el que ella percibe varía de individuo en individuo justamente en función del grado de evolución, qué tan alto en el espiral puedes llegar. Nos cuesta mucho admitir o ver que las posibles variantes a la hora de “percibir” la realidad, vienen influenciadas desde lo más profundo del subconsciente por motivaciones ocultas que responden al patrón básico de la dualidad que es buscar el placer y huir del dolor.

De una forma bastante precaria y primitiva vivimos tratando de ocultar esta gran verdad: Actuamos desde nuestras heridas o vivimos persiguiendo placeres o satisfacciones que no nos permitimos admitir conscientemente.

No ser conscientes de esto significa vivir de una forma insulsa y superficial, con una irresponsabilidad monstruosa en relación al inmenso regalo que significa estar vivos y poder evolucionar. ¿Cómo podríamos interpretar este famoso salto cuántico en términos de nuestra evolución? Es simplemente darte cuenta del auto engaño y salir de el.

EL AUTO ENGAÑO ES INVERSAMENTE PROPORCIONAL A LA INTELIGENCIA EMOCIONAL. ¿Para qué queremos inteligencia emocional sino para vivir y percibir las más bellas emociones? El auto engaño no genera exactamente las mejores emociones, todo lo contrario, genera una enfermedad crónica y degenerativa. Pues mientras más tiempo vive una persona auto engañándose mucha más energía necesitará para salir de ese estado y generalmente después de 30 o 40 años de mentirse –y aunque algo sospechen- no queda energía para querer cambiar.

¿Cuántos pueden entender, saborear y disfrutar que no hay más realidad que Dios ni más Dios que la realidad? Este famoso salto cuántico tiene que ver directamente con la capacidad de percibir y evaluar nuestras emociones, no animalescamente, identificándonos con ellas como si no existiera otra opción.

Durante decadas la psicolgía clásica ha insistido en la necesidad de expresar las emociones como acción terapéutica y liberadora, no importa si son horribles o hipertóxicas. Te dicen que si estás lleno de rabia, frustración, envidia, celos, etc. deberías expresarlas “para que no te hagan mal”. Yo te digo que hay la posibilidad de ir un paso antes y no permitir su ingreso a tu vida. Todo depende de cuánta energía tienes y a qué velocidad reflexionas.

Es lógico pensar que si ya has consumido un alimento podrido es necesario vomitarlo cuanto antes, pero en el caso de las emociones, si tienes un pensamiento que genera rabia y expresas la rabia pero no cambias el pensamiento vas ha tener que vivir vomitando.

Quizá la parte que no entendemos es que NO estamos condenados a “sufrir” nuestras emociones, la mayoría de estas son fruto de nuestros pensamientos y nuestros pensamientos en su gran mayoría son condicionamientos sociales y culturales. Dentro de lo poco que deja libre este asfixiante sistema y que está completamente fuera de su control, es que yo elijo que quiero pensar para generar las emociones con las que quiero vivir. Rechazo vivir con rabia y enojo ante el abuso de la ignorancia, elijo mirar con compasión y humildad tanta inconsciencia. Siento que cada día me la ponen más difícil pero a la vez es un reto a la creatividad, así que los bendigo por ayudarme a evolucionar.

Por otro lado no podemos olvidar que la visión cuántica de la realidad es suceptible de ser interpretada de la peor manera y desde una ignorancia aún mayor y quedarnos en que cada uno tiene su “verdad” y de pronto escuchamos que los pobres son pobres porque son holgazanes o porque es su karma. Sin embargo semejante nivel de ignorancia está contemplado dentro de la entropía como el punto negro que hace brillar aún más la luz de nuestras emociones.

Cada vez que detecto en mi ser un pensamiento caduco o equivocado lo exfolio y lo abandono, así mis células saltan de placer.