Si todos nos damos las manos quién sacará las armas

reflexión social, 09/nov/19

Facho nivel 5 vs. rabanito nivel 5

Quizá un espacio de reflexión frente a lo que ocurre en Chile -como reflejo de la situación mundial- nos ayude a entendernos un poco mejor. Para comprender esta situación hay que partir del orígen, y el principio es nuestro Primer Altar. ¿Cuál es la sombra del Primer Altar?: El miedo. Originalmente tiene una función protectora, actua desde el cerebro reptiliano, aquel que tiene millones de años (no el de los extraterrestres) para proteger la vida. Pero cuando sale fuera de control ya no proteje la vida, proteje sus propios miedos (no me quiten mis miedos porque pierdo identidad). Sin embargo no todos sabemos que el origen de la violencia es el miedo. El miedo es a la violencia como la confianza es a la fuerza. Yo confío en el universo por lo tanto mis convicciones son fuertes. Mientras más miedo tiene una sociedad más violenta se vuelve. Mientras toco la guitarra no me puedo pelear con nadie, el problema comienza cuando dejo de tocar. Una sociedad que canta, toca y baila no se siente atraida por la violencia. El gran miedo de los que tienen es perder sus privilegios. El gran miedo de los que no tienen es nunca tenerlos. Claro está que es humano desear mínimos nivéles de bienestrar que la violencia estructural del sistema no concede porque la lógica es otra. La prioridad de las coorporaciones (los que verdaderamente gobiernan) tienen como única prioridad el lucro y no el bienestrar de las personas. Claro que piensan que es bueno que sobrevivan algunos para que sigan consumiendo, pero a veces se les pasa la mano. Las personas no pueden ser usadas como ratones de laboratorio para un experimento económico como el neo liberalismo: ¿Quieren saber hasta dónde aguanta la gente? Me parecen realmente muy, pero muy tontos. Los humanos somos seres básicamente emocionales y muchas emociones son explosivas. Qué pasa que no se dan cuenta: Se les está incendiando el laboratorio y lo quieren apagar con gasolina. En cualquiera de los casos, actuar desde el miedo no ayuda a evolucionar, es una reacción de emergencia. Por eso es vital entendernos para poder actuar mejor. En un grupo conversando, un amigo recordó al gran Bob: “Si todos nos damos las manos quién sacará las armas” Y otro respondió: “los carabineros po”. Quizá ahí está parte del problema, qué caro nos salió el haber olvidado algo tan simple: Yo soy tú, Tú eres yo. No todos son psicopatas a sueldo y aún ellos no merecen ser agredidos, la gran mayoría son parte del pueblo atrapados por el destino y reciebiendo órdenes de un general hijo del III Reich… Lo contrario a la violencia no es la debilidad, tampoco la pasividad, es el Arte. Hay formas de expresarlo todo y decirlo todo practicando el arte de no herir a nadie (aunque siempre habrá quien se crea lastimado por la verdad). La violencia es energía destructiva el arte es creativa. Te agradeceré que si me tienes que decir algo duro, dímelo cantando y con humor. Así entenderé mejor. Con violencia no entendemos nada, se activa el patrón de defensa y se cierra la comunicación. Para entender todo el espectro empezaremos analizando los dos extremos: El Facho nivel 5 y el Rabanito nivel 5. En una sociedad tremendamente polarizada económicamente como Chile (y como la gran mayoría) encontramos que los extremos casi se tocan por el nivel de violencia que manifiestan. Mayor nivel de violencia es menor nivel de reflexión, incluso menor nivel de inteligencia, me viene la frase: Ciego de ira… Pues así caminan las personas que están en esos extremos. Así podemos descender/ascender por los diferentes niveles –clasificados por la violencia- hasta llegar al facho nivel 1 y al rabanito nivel 1 que quizá son hermanos o amigos y pueden poner el cariño por delante y entender que aunque no buscan lo mismo quizá sea algo muy parecido. Los 4 Altares son un sistema de análisis, lectura e interpretación de la “realidad” interior y exterior. Todo lo que está fuera también está adentro, todo lo que está adentro también está afuera. Adentro tenemos al carabinero y también al Amor, afuera también. Cada mes que vuelvo a la selva encuentro que los caminos están obstruidos por árboles que derriba el viento. El Aire es el amor y el amor ayuda a entender que todo tiene un ciclo. Y el árbol que ya cumplió su ciclo aveces es ayudado por el Aire y así le da paso a los árboles más jovenes. El viejo paradigma lleno de egoismo y mezquindad está por caer y el nuevo está esperando que el Amor le de un buen soplo. Soplemos juntos (pero fuerte).